Las mechoneras de la libertad

 

Los demócratas burgueses condenan con énfasis los métodos bárbaros de sus vecinos, y sus acusaciones impresionan tanto a sus auditorios que éstos olvidan que tales métodos se practican también en sus propios países (Bertolt Brecht)

Se cortan la dignidad gritando ‘¡Libertad!’

¡Freedom!” dice la españolista catalana Isabel Coixet, directora de cine, lo dice al final del vídeo tras cortarse un mechón de pelo, mirando la cámara al mismo compás que todas las actrices bajo un silencio mortuorio con rostro serio utilizando las tijeras a forma de protesta en un vídeo difundido por los medios oficiales se encuentra Ana Belén, Penélope Cruz, Carmen Maura, Maribel Verdú, Elvira Mínguez, Emma Suárez, Aitana Sánchez Gijón, Petra Martínez, Cayetana Guillén, María Botto, Paz Vega, Ariadna Gil, Blanca Portillo, Adriana Ozores, Goya Toledo, Natalia Verbeke, Rosario Flores y Alba Flores, entre otras actrices. El derroche de sumisión es increíble, con que docilidad se encubre la “¡Freedom!” fiel a la voz del amo de las bombas de la galaxia cinematográfica, dando cancha al arte del encubrimiento si como entrenamiento o entretenimiento en salto al vacío, al que el autoritarismo imperial abandera como de la libertad y no del crimen que profesa como imperio raposo, absoluto, verdugo de mujeres y niños arbitrario por el mundo en zafarrancho de combate, regando la muerte física de seres, entorno y culturas milenarias por aquí y allá, en siembra de corifeos y corifeas prestas a formar filas en el parafrasear de Brecht, en que jueces como artistas de la política son ‘tan incorruptibles’ que nadie puede inducirlos a hacer justicia. Siguiendo sus enseñanzas quien no ha compartido la lucha compartirá la derrota; las revoluciones dijo, se producen en los callejones sin salida, cuando la verdad sea demasiado débil para defenderse tendrá que pasar al ataque. Quiero tener en cuenta la lección del que se sintió pueblo instruyendo en su vida, el arte contra los débiles que no luchan señalando de entre ellos ‘los más fuertes’ que quizás luchen una hora y los que aún son más fuertes que quizá luchen unos años: <<Pero los más fuertes de todos luchan toda su vida, y éstos son los indispensables>>.

El bostezo de estos días en siembra del arte riega el personalismo de la avaricia en tapadera de la descomposición social, ha retumbado en apagón de luz sobre la claridad del arte entroncado a la cultura propia en alusión a una falsa libertad, apuñalando lo que de libertad debiera ser; unidas, no independientes y en contra, de quien la hostiga y persigue negando derechos elementales; unidas, no como brote objetivo de liberación de la mujer ni en contra de toda alienación y traición a la verdadera libertad, sino como quintacolumnistas del NO PASARAN que abanderó la República en la batalla intelectual <<Luciendo hoy más el porque fueron, las negamos, y el porque somos (como somos) las anulamos como heroínas de la libertad, las tergiversamos y hasta sepultamos su batalla intelectual>>. Trasmitiendo sobre la pasarela internacional, de los medios por igual, más su ignorancia política en manipulación ideológica sobre la enésima campaña contra el pueblo de los persas (en este caso Irán), guiadas por el doctrinador del gran interpretar de la vida, en cine como en los focos de guerra que impone al planeta su base espacial productora, sus tentáculos Tío Sam, sus Tigres de papel y acuarelas del arte, al uso del tiro y toca en turno del juego bélico a la oca tras Ucrania, asentando nuevos objetivos, y hasta revoluciones contagiando primaveras donde jugar la mujer su papel protagonista, incondicional sobre la alienación poderosa a la sombra del señor de los anillos de la OTAN, para derribar al gobierno de Irán tras su blandir criminal contra Rusia, en agresión a Ucrania. Se trata de no perder el subidón que tenía decaído en trasiego aberrante, el que le ha brindado Europa y sus europexs estadounidenses. Aprovechan cualquier tipo de incidente social para atacar por todos los medios con toda su saña disponible pues para ellos Irán, es desde hace tiempo atrás otro de los países a destruir como destruyeron a Iraq, luego Libia, después Afganistán, Siria, Yemen… el petroleo, el oro negro, la piratería anglosajona, el poder absoluto en pie de guerra permanentemente sobre el derribe de bloques el de los países del Este el de la insumisión el de el reparto de ganancia y nuevos ricos del campo del progresismo volviendo loco el mundo de los oprimidos cimentando el poder absoluto del capitalismo mundial.

La excusa como tema es guía de acción para la adoración del templo ‘de la libertad’ que ha de llegar vía mujer como fenómeno mediático inducido por las democracias, que la encadenan bajo sus intereses en suma de los intocables templos creados de la interpretación, como potencia del poder de los campos de guerra, una potencia más como la de sus aduladores medios, y ya en vías de acorralar y extirpar la sanidad y docencia entre otras profesiones denominadas también a potencia como en época de Hitler, aunque llegar llega en mandato de sus benjamines la espada de Damocles, en este caso del yanqui, que le interesa y mucho, pues para el capitalismo y su fascismo desde que han abierto los ojos a la liberación de la mujer, les viene sobre ruedas utilizar su influencia ‘en bien de Irán’, país donde era la muchacha víctima de sus garras, una mujer más, ninguneada y sin permiso a seguir sacrificándola hasta después de muerta. Una joven que al parecer fue detenida dicen ‘por llevar mal el velo’ se llamaba Mahsa Amini, detenida el 13 de septiembre, fallece tres días después de caer en coma tras desmayarse en un centro de detención, despertando una corriente de denuncia sobre torturas y malos tratos. Se la ve en un vídeo en la comisaría sentada, sin aparentes señales de tortura física pareciera pero es cierto que la tortura psíquica es tanto o más peligrosa, se dice también que se encontraba en un estado crítico de salud, por lo que tampoco sería de extrañar que repercutiera en dicho desenlace la acción de detener e intimidar en pretexto ‘del velo’, según algunas afirmaciones fue atendida rápidamente y llevada al hospital. Fuese como fuese, ninguna mujer por el hecho de serlo tiene que ser detenida ni increpada ni utilizada, se debe de luchar por derogar esas leyes tan machistas como criminales impuestas por hombres, justificando su conducta en lo religioso como matarifes de la vida. Ellos, los que abusan de ser hombres humillando a la mujer, sí deberían estar en la cárcel hasta desaparecer de la sociedad (Y) he ahí El enemigo, que aparece, el yanqui feroz a la espera oteando un mundo en sus manos, para explotar toda oportunidad y disparar órdenes a sumisos militares y civiles corifeos de la retaguardia en vanguardia de alerta blandiendo su espada, aprovechando víctimas fuera de sus estados para abrir una fisura de guerra que regenere su economía bélica de dominio, cuando en la patria de las estrellas de Hollywood, mueren a todas horas gente disparada por la policía, despreciada por su sanidad clasista y racial, sus condiciones de vida y marginalidad ajena a las estrellas consagradas, ¿como actrices? El caso sale, del caso en sí, como el huevo de su cascara y se dispara como una bomba de relojería a encubrir la intrusión, a legalizar una nueva campaña más hoy contra el gobierno de Irán por tiránico que maltrata a sus mujeres y ‘para las democracias’ dicho presagio hay que atajarlo de raíz, hay que extirparlo de las mil maneras posibles de matar y hasta de las imposibles, hay que ocupar el país, derribar toda su economía, bloquearle, atraparle en la red de su araña, enjaularle y mostrar al mundo a través de los medios mercenarios como enemigo de lasdemocracias.

Toda mujer debe poder decidir no solo el vestir como quiera sino a vivir, amar y pensar como otro ser humano más con los mismos derechos, ninguna religión debería inmiscuirse en su vida, en la libertad de las personas, ni en lo personal ni en lo colectivo, la religión que induce al oscurantismo es criminal no solo en Irán, en la mayoría de países del mundo. No hace muchos años en la propia Europa a las mujeres que no vestían como la madre iglesia mandaba decentemente se las llamaba putas, y hoy en día, hay curas con sotana tomando cubalibres en terraza y comilonas, por igual las monjas en playas. Los ayatolás españoles, o sea, los curas católicos controlan gran parte de la educación (subvencionada por el Estado), incluso la sanidad con sus clínicas privadas de jesuitas y del OPUS, hacen apología del fascismo en sus colegios, segregan por aulas a las mujeres y permiten que sus alumnos las llamen zorras y putas, educan para crear futuros activistas del fascismo. En Irán, el velo es obligatorio, aunque muchas mujeres se tapan simplemente con un pañuelo. Irán es un país musulmán, que con la llegada de los ayatolás hizo una represión enorme contra todo lo laico, fundamentalmente contra la izquierda y dentro de ella asesinó cientos de comunistas, eso lo sabemos pero se niega, se olvida, se silencia. Las revueltas como las revoluciones se deben hacer para hacer justicia y construir un estado socialista, no para entregar el país a los yanquis, y a la OTAN, no para dejar un país como Iraq o Libia. Y lo que es cierto es que el yanqui manda, y el yanqui, paga mercenarios, distorsionitas, provocadores internos y externos dentro del país presionando y provocando víctimas y situaciones a todas luces ajenas a su convivencia y esto no está pasando solo con el velo incluso con el burca. Un ejemplo del dominio yanqui sobre el mundo es Qatar; lugar donde se va a disputar el mundial de fútbol, donde han muerto cientos de trabajadores construyendo estadios en condiciones de esclavitud, y donde irán además de jugadores y directivos miles de personas para ver a sus selecciones. En este país, Qatar, a las mujeres además de obligarlas a llevar velos y burcas porque sí, son asesinadas, por cualquier motivo… pero ahí no hay protesta alguna, ya que Qatar es amigo del gringo. Las actrices en el E. español y resto del mundo ‘se cortan mechones y simulacros de pelo’ dicen en solidaridad con las mujeres de Irán. Al grupo de artistas también se han unido mediáticas empresarias, políticas y periodistas que han difundido otro vídeo en el que también muestran su solidaridad. Todas ellas se cortan mechones similares de pelo mientras de fondo suena la versión persa de la canción Bella Ciao (que lo mismo sirve para un roto que para un cosido), la misma que ya usaban las artistas francesas en el vídeo difundido el pasado miércoles y algunas entonan su ‘¡Libertad!’. Entre las figuras más destacadas de este vídeo se encuentra la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana; la directora de cátedra de la UCM Begoña Gómez mujer del Presidente Pedro Sánchez; la magistrada del Tribunal Constitucional María Luisa Balaguer; la presentadora de prensa rosa en televisión Anne Igartiburu; la presidenta de Red Eléctrica; la directora de Ashoka España; la directora de desarrollo de negocio de Europa Press; la magistrada de la Sala Penal del Tribunal Supremo (TS), Anna Ferrer; la secretaria general del PP; la periodista Gloria Lomana; la directora de Openbank; la exministra de Justicia, exfiscal general del Estado y fiscal de sala del TS, Dolores Delgado, entre otras.

Muchas izquierdistas, progresistas y demócratas juntas ‘obreras’ y patronas, una rebelión de ellas todas muy bien vistas, admiradas por los medios y tan premiadas como distinguidas, pero qué pasó, en qué pasarela empresarial o recogida de Goya las pilló, que no se enteraron de cuando los carabineros asesinaron a una encantadora joven actriz en Chile: ”Daniela Carrasco fue encontrada sin vida en una reja de un parque en Santiago de Chile. El sindicato de actores y actrices denunció por redes sociales que la torturaron, violaron y mataron”. También las pilló desprevenidas cuando no hace mucho en Palestina: Los sionistas asesinaron a la periodista Shireen Abu, tampoco se oyó su voz cuando asesinaron a la abogada mexicana Digna Otxoa, entre tantas otras como la ecologista Berta Cáceres de Honduras en defensa de la tierra ya seis años de su asesinato; o la joven argentina Lucía hija de la luz de Mar del Plata, en la tierra húmeda creció y en ‘La Feliz’ la asesinaron… Que pena, es lo que tiene ser ‘famosas’, y que nadie les prevenga del dolor ajeno, no dijeron ni mu. Dónde estaban pues cuando los sionistas asesinaron a la niña palestina Rania Arram, fuerzas israelíes asesinan a una niña palestina de 7 años de un disparo, cuando se dirigía a su colegio en la cabeza en Khan Younis, en el sur de Gaza, según información entregada por fuentes médicas palestinas y el diario israelí Yediot Ahronot, 28 de octubre de 2004. Son miles de niños y niñas asesinados por los sionistas, recientemente, el 29 de septiembre un niño palestino de siete años murió de pánico, un ataque al corazón mientras huía de las tropas israelíes en una aldea cercana a la ciudad cisjordana en Belén. La muerte del niño fue confirmada por el Ministerio de Sanidad de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), que lo identificó como Rayyan Suleiman. El padre del niño detalló que el corazón de su hijo, se detuvo, mientras escapaba de soldados sionistas que lo persiguieron hasta su casa en la aldea donde vivía de Tekoa, agregando en su declaración, que los mismos soldados de la ocupación detuvieron el vehículo en el que intentaban trasladar a su hijo al hospital, y únicamente lo dejaron continuar, tras observar el cuerpo sin vida. Que amarga la verdad del yanqui, proyanqui y sionista Farkhunda Malikzada!!! Ni olvido ni perdón para ella… ¡Aaaaaah!, ninguna de estas actrices, políticas y empresarias se solidarizó contigo, imperdonable!!!

 

La imagen de una sola mujer masacrada y asesinada como Farkhunda Malikzada simboliza el horror de una sociedad en conjunto enferma. Era solo una mujer, cualquier mujer del mundo, una mujer más en un país en guerra impuesta de rapiña insaciable imperialista; una mujer nomás una mujer: Farkhunda “tuvo la oportunidad de escapar de la muchedumbre que quería asesinarla” (dijeron algunos bárbaros). Dos policías la lanzaron al techo de un cobertizo… y la bestia humana enfurecida tomó cuerpo liberando al crimen, varas y tablas de madera la golpearon hasta caer de nuevo del lado de la bestia. Con expresión espantada y cara ensangrentada luchó por levantarse como gente. Trató de taparse el cabello con las manos, horrorizada de que sus atacantes le habían arrancado también su hiyab negro, cercada por una multitud embravecida que la pateaba y pisoteaba a cuerpo entero… Hubo un tiempo, otro tiempo en el que Afganistán, su sociedad, avanzó en niveles de justicia y libertad, solidaridad y derechos ¡Inaudito!, en una sociedad anclada en épocas oscurantistas fuertemente regida por psicópatas, sobre todo con la mujer. Fue una esperanzada época, tiempo de desarrollo más allá de cualquier tipo de evangelio (llámese Corán), donde los imanes aplicaban leyes religiosas dejando a la mujer con menos valor que a una cucaracha, pura basura a la que todo hombre podía despreciar y utilizar a su antojo incluido los varones de la propia familia. Durante ese periodo de tiempo de asentamiento ruso, la mujer alcanzó el nivel más alto en dignidad, respeto, conocimientos y libertad. Sí, hubo una época en que la mujer se pudo mirar a los ojos y resplandecían flores en su sonrisa, una vida por delante con futuro, junto a compañeros que las respetaban. Pero llegaron los yanquis para que volviera a las cavernas, a un estado fascista, al caos entre seres humanos, al asesinato y violación de niñas y mujeres con total impunidad.

Las últimas horas de Farkhunda Malikzada, tenía 27 años, quería estudiar islam, pero fue acusada de quemar una copia del Corán en un santuario musulmán, y ésto impactó sobre la sociedad afgana. El regocijo sobre el triple crimen (a pedradas, bajo ruedas y quemada), atroz, degradante, fanático, que sus asesinos emplearon con saña, se grabó con atracción morbosa mientras la golpeaban; publicaron sus tomas, su cuerpo deshecho en las redes sociales. Cientos de hombres observaron el linchamiento mientras sostenían sus teléfonos, capturaban el horror sin intervenir, sin inmutarse, retroalimentándose morbosamente entre policías de la misma condición. A diferencia de muchos abusos que se cometen en privado contra mujeres afganas, este asesinato ocurrido en marzo de 2015 provocó una protesta nacional (Farkhunda no había quemado nada todo fue una pura farsa). Al principio las sentencias emanadas del juicio parecían un triunfo dentro de la larga lucha por hacerle justicia a la mujer afgana; pero el ‘calculador’ presente oteo frío y sibilino, con mirada atenta en fanatismo sugirió lo contrario. En la apelación se consideró ‘inocente al adivino’ que según los investigadores inició los sucesos; y al guardia del santuario, quien urdió la acusación falsa de la quema del Corán e incitó a la muchedumbre, se le conmutó la sentencia; también a los policías que no buscaron ayuda y se quedaron contemplando como uno más los hechos ‘recibieron una ética amonestación’, y a los atacantes, que sí pueden identificarse en los vídeos evitaron su captura.

Maité Campillo (actriz y directora d` Teatro Indoamericano Hatuey)

Las mechoneras de la libertad