Carmen Lomana confiesa cómo se enteró de que Luis Lorenzo quería conquistarla: “Era un panoli”

El pasado viernes,Luis Lorenzo y su esposa Arancha fueron detenidos por el asesinato de Isabel, la tía de ella. Tal y como señaló ‘El Confidencial’, el matrimonio invitó a la anciana a su casa de Rivas hace un año, ya que ella vivía en Asturias. No obstante, lo que comenzó siendo una visita terminó siendo una larga estancia. Esto llamó la atención de los familiares, por lo que José, el hermano de la viuda, comenzó a sospechar y denunció su desaparición. Asimismo, el hermano de la víctima detectó un extraño comportamiento por parte de la pareja, ya que controlaban el móvil de Isabel en todo momento y no permitían que se comunicase por cuenta propia.

Un tiempo después, en junio de 2021, la anciana murió dentro de esa misma casa, pero se certificó como muerte natural. José insistió en que se le realizara una autopsia y, finalmente, la Justicia lo aprobó. Fue entonces cuando se descubrió que la muerte de la mujer había sido provocada, al detectar la presencia de dos metales en dosis desmedidas. Es decir, había sido envenenada, concretamente con cadmio y manganeso. Otro detalle a tener en cuenta es que cada vez que Isabel pasaba unos días con Arancha y Luis, su cuenta bancaria marcaba que se había gastado en torno a 30.000 euros y, antes de morir, cambió su testamente y dictó que algunas de sus propiedades, como un piso en Asturias y unas tierras, serían para Arancha. Es por esto por lo que indican que todo podría haberse llevado a cabo para quedarse con la herencia.

Por el momento, el Ministerio Fiscal solo ha solicitado la libertad provisional para Luis Lorenzo y su mujer. Es decir, la retirada del pasaporte, prohibición de salir del territorio nacional y comparecencias semanales en el juzgado. Es decir, les han dejado en libertad con cargos y con todas las medidas cautelares solicitadas por Fiscalía, mientras siguen siendo investigados por el asesinato.

Carmen Lomana confiesa cómo se enteró de que Luis Lorenzo quería conquistarla: “Era un panoli”