“Elon Musk empezó de cero en la mina de esmeraldas de su padre”

¡Viernes!

Bueno, pues ya estamos en noviembre. ‘Esa’ época del año…

Por cierto, menuda movida con lo del cohete chino fuera de control regresando a la Tierra.

Al final cayó en el Pacífico. En España se llegó a cerrar el espacio aéreo varias horas. ¿Y si hubiera caído aquí?

En fin, aquí estamos otra semana intentando buscarle las risas a la actualidad, en una batalla perdida, porque la realidad siempre nos gana por goleada.

Lo primero es lo primero. Victoria Federica de Todos Los Santos de Marichalar y Borbón se ha hecho un tatuaje en el cuello. Tenemos fotos exclusivas.

Y lo segundo imaginamos que ya sabéis lo que es: el balonazo de Almeida a un periodista. Donde pone el ojo pone el balón. Como le gustan los pelotazos. La tercera vez ya, el tío.

Bueno, al menos ya tiene una salida laboral.

O dos…

Cambiando de tema, al final Elon se compró Twitter y ya ha entrado como elefante en cacharrería.

Para empezar, despidos masivos.

Bueno, él sabrá lo que hacer. Es uno de esos empresarios que empezaron de la más absoluta nada. El sueño americano, la “cultura del esfuerzo” y toda esa vaina, ¿no?

Y para seguir, ahora quiere cobrar ocho euros al mes por el verificado azul, que irá con algunas cosas más que hasta ahora eran grátis.

Si eso es solo por el verificado solo lo pagarán algunos y por error.

Llegó Elon, llegó la libertad.

Es que, ocho euros, ¿eh?

Eso sumado a lo que ya cuesta vivir, pues…

Veremos si esto no acaba con un Twitter de primera clase y uno de segunda.

Siempre nos quedará Mastodon.

En el ámbito judicial, seguimos con el CGPJ caducado. Parecía que sí, pero luego no. Por lo que sea.

La última excusa del PP, tras las 20 anteriores, es el delito de sedición. Por ahí no pasan…

Un asunto muy preocupante para los españoles.

¿Y la ultraderecha? Bueno, ellos a lo suyo.

Hablando de ultras, los restos de Queipo de Llano salieron finalmente de la Basílica de la Macarena.

Se le ha tratado con mucho respeto.

No, porque hay defensores suyos hablando de “respeto”.

Algunos demócratas de toda la vida no han llevado muy bien que se saque a un militar fascista y golpista de una basílica.

Y los ultranostálgicos, para qué hablar.

Hablan de reescribir la historia. Que sí, que sí.

Lo mejor de todo ha sido el repasito que le pegó un joven macareno a un enviado de la página web de Inda. Épica la última pregunta del reportero cuando ya no sabía por donde salir.

Y tenemos que hablar de la sanidad madrileña, porque parece que el plan maestro de Ayuso con las urgencias de atención primaria no ha salido del todo bien.

¿Pero cómo es posible? ¿No era la mejor sanidad de España y parte del extranjero? ¿No había libertad?

Bueno, seguro que Ayuso lo arregla. Todo es cuestión de buscar la forma.

De hecho, la cosa ya va tan bien que hasta le están dimitiendo los responsables.

Por no hablar de la huelga que ha comenzado este viernes. Todo genial.

Ahora de vez en cuando aparecen votantes de Ayuso que intentan ir al médico y se encuentran el percal. Ay amigo…

¡Qué sorpresa!

Seguro que este caos tiene repercusión en las próximas elecciones.

LO ESTÁS VIENDO, LO ESTÁS RIENDO (LOS TUITS ABSURDOS DE LA SEMANA)



“Elon Musk empezó de cero en la mina de esmeraldas de su padre”