“La reina del sur 3” llegó a Netflix: el resumen que debes leer antes de ver la nueva temporada

Una mujer humilde cae en las garras del narcotráfico cuando se enamora de un delincuente. Pocas palabras describen el inicio de “La Reina del sur”, un proyecto que durante el estreno de la primera temporada superó los números de rating de telenovelas como “El Señor de los Cielos” y “Pablo Escobar, el patrón del mal”, según indicó en un artículo de 2014. Con Kate del Castillo como protagonista y 10 millones de dólares de presupuesto inicial, en cálculos de , la telenovela cuenta el pasado de sangre y dolor de la ‘narco’ mexicana Teresa Mendoza. Este año, con el estreno de una ambiciosa tercera temporada en televisión y en streaming, hay muchos personajes por recordar.

MIRA: Estas fueron las series y películas que triunfaron (y las que no tanto) en streaming este 2022

La adaptación de Telemundo estrenó en 2011. Nació a partir de la novela del periodista español Arturo Pérez-Reverte. Más de 100 episodios en dos temporadas reúnen las persecuciones que sufre la sensual y escurridiza Teresa Mendoza: ve morir a sus amantes, protege a su hija única de los malos, y pelea contra las autoridades en países de Europa y América. La tercera temporada muestra el viaje del personaje por Estados Unidos, México, Argentina, Bolivia, Colombia y Perú. Quien recuerde todo lo que pasó con ella en las primeras temporadas, verá a una mujer diferente en esta última entrega.

La tercera parte de la historia llegó a Netflix el 30 de diciembre, pero todavía tienes tiempo para resumir puntos importantes de la primera, segunda y una pizca de la última temporada (sin tanto spoiler de esta) antes de darle ‘play’.

Todo comienza en México.

“LA REINA DEL SUR 1″

La primera temporada de “La reina del sur” muestra a Teresa como una víctima de la violencia machista. No pasan muchos minutos de la serie para que sufra la agresión sexual de un sicario. Esto ocurre tras el asesinato de su novio, “El Güero” Dávila, un piloto infiltrado de la DEA en el cartel de Sinaloa. Cuando el capo de la droga Epifanio Vargas descubre la traición del aviador, da la orden de matarlo. En ese momento, Teresa le entrega una agenda con información secreta a cambio de su vida y le suplica que la ayude a desaparecer para que no la acusen de ser cómplice de narcotráfico. Así, emprende un viaje hasta Málaga, España, y cae en las manos de Driss Larbi, un marroquí muy cobarde y dueño de varios prostíbulos en Melilla, España. Este hombre se beneficia de la habilidad matemática de Teresa para disponer de ella como contadora del negocio.

En esta serie, Epifanio Vargas es el psicópata más carismático de la serie. Su modo de mancharse de sangre, dar la espalda a la justicia y minimizar los actos ilegales de su negocio caen en lo ridículo, por lo tanto, en lo gracioso. Su objetivo es llegar a la presidencia de México sin descuidar el tráfico de drogas y las deudas que debe cobrar a sus enemigos. Con el tiempo, Teresa, “Terecita Mendoza” en palabras del personaje, se vuelve un problema. En la mitad de la temporada, era notorio el auge de la ahora llamada “reina del sur” en el mercado ilegal de España, donde trafica con cocaína y hachís de la mano de figuras importantes de la costa.

Kate Del Castillo y Rafael Amaya son Tereza Mendosa y Raymundo “El Güero” Dávila en “La reina del sur 1”.

También está el piloto de mar Santiago López Fisterra, “El gallego”, el segundo amor real de Teresa. Ella aparece en su vida cuando él buscaba ser traficante de hachís en Melilla. Juntos se mudan a Algeciras, la ciudad española desde donde navegan en lanchas rápidas hasta la península para transportar provisión ilegal. La independencia de la pareja como traficantes fue posible con el favor del coronel Abdelkader Chaib, una autoridad marroquí mercenaria que autorizaba el transporte de la droga. Para cerrar el trato, Teresa sedujo al árabe con sus encantos e inteligencia y selló el negocio pasando una noche en su cama. Sus amigas calificaron esto como acto romántico, pues lo hizo para que Santiago cumpliera su deseo de traficar. Por su lado, el gallego jamás se perdonó a sí mismo por permitir que su mujer estuviera con otro hombre. Por desgracia, esta corta historia de amor concluye durante una intervención de la policía en el mar, donde el español muere.

Después de la muerte de “el gallego”, Teresa va a dar a la cárcel. Pasa los días de encierro junto a una nueva amiga, Patty O’Farrell, una figura pública española conocida por ser de familia acomodada. La habitual consumidora de cocaína quería entrar en el negocio de la droga para conseguir la independencia económica de sus padres. Aunque Patricia muere pronto en la serie, tiene una participación clave, porque es quien presenta a Teresa con dos personajes importantes: Oleg Yasivok y Teo Aljarafe. El primero es un ruso radicado en España que se convierte en el mejor amigo y protector de Teresa hasta la tercera temporada, mientras que el segundo es el abogado de sus empresas de blanqueo de dinero y otra de sus víctimas. La reina del sur ordena su muerte cuando descubre que le robó dinero por mucho tiempo y quiso vender su cabeza a la DEA.

Cristina Urgel interpreta a Patty O’Farrell (izquierda) en "La reina del sur 1".

Cristina Urgel interpreta a Patty O’Farrell (izquierda) en “La reina del sur 1”.

En general, la primera temporada de “La reina del sur” estuvo marcada por el auge de Teresa Mendoza en el negocio de la droga desde España hasta Marruecos, Estados Unidos y Colombia, como principales puntos. Muchos personajes aparecen en el camino de una nueva mujer soltera, firme y calculadora, ahora experta en las estrategias del tráfico ilícito y que puede mantener al servicio antidrogas al margen de sus negocios. Pero, en el camino, siente los golpes de la muerte de sus seres queridos y pierde el miedo.

La primera temporada estrenó en 2011 por Telemundo. Según , 2,4 millones de personas vieron la serie el primer día de su emisión. También superó en rating a todas las cadenas en inglés entre los espectadores de 18 a 34 años durante la segunda semana de estreno. Un dato curioso es que el actor Alberto Jiménez, quien interpreta a Oleg Yasikov, no pudo continuar con el papel en la segunda temporada, porque sufrió un accidente de moto que lo hospitalizó. En su reemplazo, ingresó al elenco el español Antonio Gil, quien continúa en la tercera temporada.

La primera parada es en Italia.

“LA REINA DEL SUR 2″

Si Epifanio es uno de los personajes más graciosos de la serie, al agregar el elemento infantil, Sofía, entonces ahora lo es aún más. La hija pequeña de la reina del sur es una especie única en su tipo. Durante el autoexilio, Teresa le enseñó a escabullirse, actuar en defensa propia y hablar en código con su madre. Tiene una personalidad feroz y rebelde, como si fuera una réplica en miniatura de quien la dio a luz. La menor es secuestrada por el equipo de Epifanio, que tiene como objetivo chantajear a Teresa con la libertad de su hija a cambio de matar a una persona. En el capítulo 31 de la segunda temporada, Sofía confronta sin miedo al antes narcotraficante y ahora político: “Su nombre es Epifanio Vargas y es candidato a la presidencia de México. ¿Entendió o se lo repito en italiano?”, le dice ella. Y él responde: “Ya me habían hablado de ti, pero se quedaron cortos. Eres muy inteligente, pero sobre todo tienes mucho carácter y eso me gusta, así que veme diciendo cómo te enteraste de lo mío”.

Oleg Yasikov es uno de los amuletos del éxito de la reina del sur. En esta temporada, su misión empieza cuando Epifanio secuestra a la hija de ‘Teresita’ y, a cambio de su libertad, pide la cabeza del narcotraficante mexicano llamado “El Zurdo” Villa, que estaba financiando la campaña presidencial de su opositor político. Oleg, en la mira del gobierno ruso, sale de Rusia rumbo a México para ayudar a su amiga y adentrarse en el mundo narco nuevamente, engañar al objetivo en cuestión y así recuperar a la niña. Para ello, tendrán la ayuda de varias personas: el hacker Raymundo, primo lejano de “El Güero” Dávila; Willy, agente de la DEA que ayudó a escapar a Teresa en la primera temporada; ‘La conejo’ y Sheila, las amigas españolas de la mexicana; y Rocío y Paloma, las hijas de Teo Aljarafe que acuden en auxilio de la amante de su padre para huir de las garras de su abuela Cayetana.

Raoul Bova interpreta a "Lupo" en "La reina del sur 2". En esta imagen, el actor italiano se prepara para hacer las escenas del pasado del personaje.

Raoul Bova interpreta a “Lupo” en “La reina del sur 2”. En esta imagen, el actor italiano se prepara para hacer las escenas del pasado del personaje.

/ Jose_Luis

Francesco Belmondo “Lupo” es el galán italiano de la temporada, el secuestrador de Sofía, amante de Teresa y un hombre con un pasado infantil de ausencias y una carga de guerras vívidas. Epifanio lo contrató para engañar a la mexicana, pero con el tiempo se enamora de ella y su hija, con quien mantiene un vínculo de padre protector. Este personaje forma parte de un sistema de mentiras que cobran sentido al nivel más elevado de poder, el gobierno de los Estados Unidos. Desde la DEA, se destapan verdades en torno al destino de los narcos y la política de México. De un modo enrevesado, lo que sale al descubierto puede incluso minimizar la responsabilidad del personaje más cruel de la serie.

Un personaje que no se ha mencionado, pero es muy importante en “La reina del sur” es Faustino Sánchez Godoy, el proveedor de droga más malo y divertido de Colombia y quien negoció por muchos años con Teresa en el negocio de la cocaína. En esta temporada, el encantador colombiano es el nexo entre la mexicana y “El zurdo” Villa. También, se vuelve una pieza clave en las conversaciones entre su amiga ‘la reina’ y el narco mexicano, una persona improvisada y desalmada que tiene solo una obsesión en la vida: Teresa Mendoza. Pero, como siempre ocurre, la atracción que siente por ella cavará su muerte.

El actor español Juan José Arjona interpreta al comisario Pablo Flores, un hombre que tiene la muerte jurada a Teresa Mendoza en "La reina del sur 2".

El actor español Juan José Arjona interpreta al comisario Pablo Flores, un hombre que tiene la muerte jurada a Teresa Mendoza en “La reina del sur 2”.

A la larga, la segunda temporada de la serie está marcada por la maternidad de Teresa y el secretismo de los altos poderes de Estados Unidos. Por un lado, la mexicana tiene un miedo que nunca había sentido como madre y, aunque guarda la calma en momentos de estrategia, desespera al borde de la locura cuando la seguridad de su hija se pone en peligro. Por otro lado, como si fueran piezas de un tablero, los personajes forman parte de una maquinaría corrupta donde el narcotráfico es un subsistema de control de las autoridades.

En 2019, la segunda parte de la serie estrenó por primera vez en Telemundo como una colaboración con Netflix. Según , batió récord de audiencia y superó a Univisión en el público entre 18 a 49 años de edad que vio el programa en horario estelar. Ese mismo año, Kate del Castillo dio una en la que respondió al escándalo de 2016 por el encuentro que sostuvo con el narcotraficante “El Chapo” Guzmán, un ferviente admirador de “La reina del sur”. El narco, uno de los más buscados por la justicia en 2012, se había reunido con ella y el actor Sean Penn ese año, pues quería hablar sobre los derechos de su propia historia y la oportunidad de llevarla a la pantalla. La reunión le costó a la actriz varios años de procesos legales con la justicia de México y la llevó a la bancarrota.

“LA REINA DEL SUR 3″

En la tercera temporada de “La reina del sur”, se refuerza la inteligencia y el carácter frontal de la mujer más buscada del mundo. En el primer episodio, las autoridades de Estados Unidos atrapan a Teresa en una isla donde se ocultaba con su hija, y la encierran en una cárcel de máxima seguridad. En una situación así, a la reina de las matemáticas hay que hablarle con acertijos y números. Así que su auxiliador, Oleg Yasikov, traza un plan para sacarla de la prisión: la somete a descifrar el mensaje oculto en las páginas del libro “El conde de montecristo”. En tanto, Sofía viaja a España para refugiarse con su media hermana, Paloma, y el hijo pequeño de la joven madre.

En esta última temporada, el villano de siempre sigue en el ruedo político. El nuevo presidente mexicano Epifanio Vargas tiene un plan para acabar con el gobierno de Estados Unidos, que quiere impedir su reelección al alto mando. No hay mejor persona que le ayude a solucionar el problema que Teresa Mendoza. Entonces, soborna a la mexicana para que inicie una expedición por América Latina con el objetivo de hallar el paradero de los jinetes negros, misteriosos personajes que cuentan con información tan clasificada como para destruir a todo un país.

Perú es uno de los primeros lugares que pisa el equipo de Teresa. Sofía, Oleg y nuevos personajes viajan a Cuzco para emprender la búsqueda de los misteriosos sujetos. Una música fiel al estilo de “La leyenda del tesoro perdido” viste la introducción de la serie. Desde un inicio del proyecto, los productores de esta historia la vieron como una excusa para mostrar la belleza de Sudamérica y dar la oportunidad a técnicos y actores latinoamericanos de sumarse al ruedo. En el país, Mayella Lloclla, Gerardo Zamora, Emanuel Soriano y Rodrigo Palacios tienen roles clave en el recorrido de la mexicana para encontrar a los jinetes negros. Se trata de una poderosa misión donde ‘la reina’ es aún más madura y vengativa que antes.

SIGUE A SALTAR INTRO EN INSTAGRAM:

“La reina del sur 3” llegó a Netflix: el resumen que debes leer antes de ver la nueva temporada