Las 62 mejores películas de terror de la historia del cine para pasar miedo de verdad


    Desde los inicios del cine de ficción se han explorado todos los géneros que habían tenido cabida en la literatura y el de terror no está exento. Si se podía leer, también era posible guionizar y traspasar a la pantalla los peores temores de la raza humana. Así, leyendas e historias originales comenzaron a plasmarse en imágenes. Este tipo de películas siempre han requerido de un suntuoso despliegue de efectos especiales que ayudasen al espectador a vivir con el mismo terror que los personajes de sus tramas las experiencias espeluznantes a las que tenían que enfrentarse. En el momento de su exhibición fueron, seguro, horripilantes, pero es muy probable que la perspectiva de un presente dominado por el digital nos haga pormenorizar los esfuerzos ímprobos de atrezzistas y cámaras por hacer creíbles los monstruos y fantasmas de aquel primer cine de terror. De hecho, algunos de los trucos de los primeros filmes de terror hoy serían considerados propios de películas de serie B, pero que nadie se lleve a error, de no ser por aquellas joyas hoy serían impensables otros títulos mucho más actuales.

    Por eso, creemos que es de justicia repasar las mejores películas de terror de la historia. El objetivo es recopilar un listado de buenos filmes del género sin discriminar por una razón de edad sino más bien atendiendo a los motivos por los cuales, cada una en su época, aterrorizaron a su generación (e incluso algunas posteriores). Es más, muchas de ellas aún permanecen en el imaginario colectivo como origen de temores recurrentes y fobias, aunque también hay que reconocer que, gracias a muchas de las mejores escenas de terror, también tenemos algunas de las reinterpretaciones más hilarantes de la cultura del susto, convertida en comedia. Eso sí, por si lo que prefieres es engancharte a historias capitulares también te proponemos ver las mejores series de terror para ver en Netflix y las 20 mejores series de miedo de Amazon Prime Video.

    Os invitamos a hacer un viaje por el mejor cine de terror, tanto momentáneo como atemporal, para recuperar todos los títulos de la cinematografía internacional que nos han sacado más de un grito a grandes y pequeños. El objetivo es hacer un repaso a las 100 mejores películas de terror de la historia para no perdernos una o, al menos, poder regresar a ellas cada vez que nos apetezca una sesión de sustos y palomitas u organizar el mejor plan de Halloween posible.

Publicidad – Sigue leyendo debajo

62

‘Dios me lo ordenó’ (Larry Cohen, 1976)

El juego del terror puede ser duro. Larry Cohen es, sin lugar a dudas, uno de los guionistas y directores estadounidenses más inventivos e idiosincrásicos de la década de los setenta. Su extraordinaria obra abarca el comentario social de bajo presupuesto, la blaxploitation de bajo coste y un puñado de las películas de terror más comprometidas políticamente. Sin embargo, aquí estamos, 47 años más tarde, y se las arregla para colar una película en nuestro Top 100.Es, sin duda, una de las películas más oscuras, agudas y extrañas de esta lista, una historia de asesinatos en serie, manías religiosas y abducciones alienígenas rodada en algunas de las calles menos saludables del Nueva York de mediados de los 70. Cohen merece ser mencionado junto a Carpenter y Craven en el canon del terror, y puede que ésta sea su obra maestra.

Las películas de terror son mejores cuando el miedo surge de la propia condición humana. Es lo que hace de Get Out, de Jordan Peele, una de las salidas cinematográficas más esenciales de los últimos tiempos. Protagonizada por el actor británico Daniel Kaluuya (sí, el chico de Skins) en el papel de Chris, un fotógrafo que acompaña a su novia blanca (Williams) a pasar un fin de semana con sus padres que se torna amargo, el terror de la película proviene del espejo que sostiene ante la continua amenaza de racismo de la sociedad.

Utilizando el tropo de terror de los suburbios aislados, Peele subvierte las expectativas, abriendo un nuevo nicho en el género que es a partes iguales terror, comedia y comentario social.

Disponible en Prime Video.

No hay nada malo en una película de terror desordenada: miembros que vuelan, monstruos de cartón, actuaciones terribles. Pero hay algo especialmente placentero -e inquietante- en una película de terror en la que cada plano, cada línea, cada ritmo musical está minuciosamente compuesto para asustarte. It Follows es un buen ejemplo: en cada segundo de esta historia escasa y precisa de acosadores sobrenaturales en los suburbios, sabes que el guionista y director David Robert Mitchell tiene ambas manos en el volante. Sólo que nunca estás seguro de hacia dónde te lleva.

Disponible en Prime Video.

Michael Bay no aparece en demasiadas listas de “grandes películas”, así que es justo reconocer al Don de la Destrucción el mérito de haber contribuido a crear este clásico como productor. Un lugar tranquilo sigue los intentos de una familia por sobrevivir en un mundo postapocalíptico patrullado por una especie alienígena que caza mediante el sonido, como una especie de delfín terrestre satánico. En muchos sentidos, es la antítesis de una película de Michael Bay: en lugar de ruido, hay silencio; en lugar de acción desenfrenada, hay quietud. Esto hace que la experiencia sea aún más aterradora. El actor convertido en director novel John Krasinski muestra un dominio casi hitchcockiano de la tensión, ya que el más mínimo crujido o derrame puede hacer que lluevan bestias infernales desde el campo circundante. Emily Blunt, por su parte, roba el espectáculo delante de la cámara: la escena del parto, en particular, no te abandonará nunca.

Disponible en Netflix

El director de Hereditary, Ari Aster, describió una vez Midsommar como “El mago de Oz para pervertidos”, pero podría llamarse también “El hombre de mimbre con psilocibina”. Sin embargo, a pesar de todo su horror, Midsommar tiene mucho más en mente que cráneos pulverizados y torsos desollados (aunque eso también existe). También es una historia sorprendentemente divertida de la fea arrogancia americana, una historia de ruptura feminista extrañamente afirmativa y una obra de reflexión serpenteante sobre la colisión de la cultura moderna y las tradiciones antiguas, con Florence Pugh ofreciendo una actuación que define su carrera impregnada de dolor, confusión, desamor, rabia y esperanza.

En todo momento, el horror se asoma a plena luz del día, asomando su cabeza no para sacudir al público, sino para empujar el desquiciado cuento de hadas hacia su ardiente conclusión.

Disponible en Prime Video.

La Hammer Film Productions, un santuario para los aficionados al terror durante la insulsa época de Vincent Prince de finales de los 50 y los 60, inyectó al cansado género un colorido sangriento, una violencia impactante y el dúo de actores Christopher Lee y Peter Cushing, extraordinariamente comprometidos. Si La maldición de Frankenstein, de 1957, abrió el ataúd, ésta -un éxito mundial de gran influencia- clavó la estaca en casa. Es impresionante que Lee consiguiera salir de la sombra del inmortal Bela Lugosi, creando un Conde viril, sexy y despiadado. Pero el verdadero impacto de Drácula se percibe mejor en retrospectiva: ¿ha habido otra adaptación de Bram Stoker que haya sido tan cautivadora? Varios directores lo han intentado; ninguno ha sobrevivido a la noche.

Disponible en Filmin.

56

‘El retorno de las brujas’

Hace trescientos años, tres brujas fueron sentenciadas a muerte en Salem (Massachusetts), pero un niño las convirtió en gatos negros. En pleno Halloween, las brujas han vuelto accidentalmente gracias a Max, que estaba explorando las ruinas de su vieja casa. Su objetivo es hacer realidad su plan de conseguir la vida inmortal, pero si no recitan el conjuro antes del amanecer morirán de extrema vejez.

Disney Plus ha estrenado ‘El retorno de las brujas

La floja adaptación de Bernard Rose de la obra de Clive Barker “The Forbidden” no ha hecho más que crecer con el tiempo. Esto es muy apropiado para una historia sombría centrada en leyendas urbanas susurradas, que sigue a la escéptica académica mientras explora los barrios bajos de Chicago para estudiar el mito de un fantasma vengativo con manos de gancho (Tony Todd, mirando con la boca llena de abejas). Con una inquietante partitura de Philip Glass, Candyman es una película extrañamente premonitoria que se ha hecho más poderosa con el tiempo, logrando un hábil equilibrio entre los sustos y los temas de la gentrificación, los privilegios de los blancos y la violencia contra la comunidad negra.

El hecho de que Nia DaCosta haya tenido que luchar con el mismo equilibrio en una reciente renovación no es tanto una crítica a la película producida por Jordan Peele como un testimonio de la visión barroca y espeluznante de Rose. Al igual que el fantasma lujurioso que se encuentra en su corazón, el legado de la película se vuelve más poderoso a medida que pasan los años.

54

‘El día de los muertos’

Son muchos los que consideran que la conclusión de Romero a su trilogía original de Los Muertos Vivientes es una especie de bajón, ni tan innovadora como Noche ni tan satírica y entretenida como Amanecer. Y es cierto que las ambiciones iniciales de Romero para el proyecto -un ataque total a la desigualdad reaganiana, con los zombis como una nueva subclase marginada- se vieron obstaculizadas por cuestiones presupuestarias, aunque muchas de esas ideas se plasmaron en la tardía continuación. Pero El día de los muertos sigue siendo una película asombrosa, un implacable ataque a los sentidos alimentado por una sensación de desesperación y nihilismo desenfrenado sin precedentes. A estas alturas, es difícil saber a quién apoyamos realmente, si a los odiosos y pendencieros soldados “héroes” o a sus cautivos zombis sedientos de sangre, personificados por el “zombi pensante”, el extrañamente adorable Bub.

Disponible en Prime Video.

53

‘Saint Maud’ (Rose Glass, 2020)

Este brillante e inquietante debut de Rose Glass se adentra en una monótona ciudad costera inglesa con una feroz carga de manía religiosa, juegos de poder psicológico y algún que otro momento de pesadilla. Morfydd Clark está asombrosa en el papel de la profundamente religiosa Maud, una enfermera interna cuyo primer encargo privado la lleva a la casa de la ex bailarina de Jennifer Ehle, enferma terminal y de aspecto espinoso. El consiguiente baile entre la ascética problemática y la sensualista fumadora de cigarrillos tiene matices de las fricciones psicológicas de Persona, una importante influencia en Saint Maud, y va cuesta abajo rápidamente a partir de ahí. Ehle está genial y, en un mundo justo, Clark estaría ganando premios por su notable actuación física. El resultado es el mejor terror británico desde Under the Skin.

Disponible en Prime Video.

52

‘Re-Animator’ (Stuart Gordon, 1985)

Re-Animator es una especie de mezcla alocada del cuento original de HP Lovecraft con la película Animal House de National Lampoon, el terror como dibujo animado, combinando el gore y las carcajadas en un vertiginoso desfile de imágenes grotescas. Jeffrey Combs interpreta al antihéroe perturbado Herbert West (incluso la forma en que dice su nombre es divertida), el licenciado en ciencias que tropieza con un suero de resurrección verde brillante y opta por probarlo con el prepotente Dean y su hija núbil. Re-Animator es un excelente ejemplo del boom del vídeo doméstico de terror en acción: es extraña, salvaje, imprevisible y a menudo muy tonta, el tipo de película de terror imaginativa pero hábilmente construida que parece haber pasado totalmente de moda.

51

‘The Mist’ (Frank Darabont, 2007)

Después de haber abordado a Stephen King en dos ocasiones, Frank Darabont hizo su primera película de terror con esta sombría y punzante adaptación de la novela de King sobre una misteriosa niebla que inunda un pequeño pueblo, obligando a sus habitantes a refugiarse en el supermercado local. Por un lado, se trata de un puro retroceso, una película de monstruos con tentáculos de la vieja escuela que cobra vida en su brillante versión monocromática en DVD. Pero también es un drama ferozmente moderno, que desmenuza los hilos políticos y sociales que prácticamente mantuvieron unida a América bajo la administración Bush.

El dogma religioso, la división política y, finalmente y de forma devastadora, la intervención militar se someten al microscopio de la cámara de Darabont, lo que da como resultado la que quizá sea la película de terror más inteligente, convincente y desgarradora de lo que va de siglo.

Disponible en HBO Max.

50

‘The Invisible Man’ (Leigh Whannell, 2020)

La hábil adaptación de Leigh Whannell de la novela de ciencia ficción de HG Wells ofrece una agria declaración sobre los hombres tóxicos y sus maneras de iluminar con gas. Elisabeth Moss interpreta a Cecilia, una arquitecta traumatizada por su abusivo marido, el empresario tecnológico Griffin (Oliver Jackson-Cohen). Pronto, Griffin es declarado muerto por suicidio. Pero, ¿lo está? ¿Y por qué han empezado a suceder cosas en la noche? Whannell es respetuoso con la clásica película de monstruos de Universal con la que comparte su nombre, pero no se trata de un recauchutado reverencial. Tiene ideas propias, concretamente en torno al modo en que una relación abusiva puede convertir la vida en una prisión.

Disponible en Prime Video.

49

‘IT’ (Andy Muschietti, 2017)

Para algunos, Tim Curry siempre encarnará a Pennywise, el payaso bailarín, una manifestación del propio miedo. Pero en esta adaptación de 2017 de la novela épica de Stephen King, replanteada en los años 80 en lugar de en los 50, es Bill Skarsgård el que asusta. Como Pennywise, los ojos de Skarsgård se mueven en dos direcciones diferentes, lo que hace que el personaje parezca realmente monstruoso y desquiciado. Cuando interactúa con los niños, babea, como si estuviera hambriento, hambriento de consumirlos a ellos y a su miedo. Las grandes interpretaciones del joven reparto también evitan cualquier torpeza de “actuación infantil”, mientras que los temas de la amistad y la pérdida de la inocencia recuerdan a Stand By Me (otra adaptación de King) y a ET. Puede que sea sentimental a veces, pero cuando asusta -y realmente asusta- es un escalofriante recordatorio de que, no importa la edad, los payasos son aterradores.

Disponible en HBO Max.

48

‘Braindead’ (Peter Jackson, 1992)

Antes de enfrascarse en la interminable historia de los Hobbits, Peter Jackson era uno de los cineastas independientes más ferozmente inventivos del mundo, un digno sucesor de la escuela de gore de George Romero y Sam Raimi. Su primera película, Bad Taste, se rodó durante cuatro años en fines de semana con un grupo de entusiastas compañeros, pero para Braindead (también conocida como Dead Alive) Jackson ya tenía un presupuesto -de alguna manera- y un equipo profesional.

El resultado es una de las películas más implacables y alegremente desagradables jamás estrenadas, que incluye monos mutantes, zombis carnívoros, muerte por cortadora de césped, sacerdotes de kung-fu y chistes sobre “The Archers”. También contiene la escena de la cena más extraña, en la que hay sangre a borbotones, carne disuelta, orejas humanas y cuencos de arroz con leche.

47

‘Inseparables’ (David Cronenberg, 1988)

Más que ninguna otra película de Cronenberg, pone a prueba los límites de lo que constituye una película de terror. Sí, tiene sangre, “herramientas para operar a mujeres mutantes” y un tono general de profunda inquietud, pero es ante todo un estudio de la psicosis doméstica en circunstancias únicas. También es una muestra de actuación sin parangón: gracias a la tecnología de cámaras controladas por ordenador, Jeremy Irons pudo interpretar a los dos personajes principales, los ginecólogos gemelos Elliot y Beverly Mantle.

Lo sorprendente es la claridad con la que los distingue: Elliot, el acerado tiburón “masculino”; Beverly, la pasiva cuidadora “femenina”. Al igual que en La mosca, el interés de Cronenberg por las tenues conexiones entre el cuerpo y la mente se combina con un retrato inesperadamente sensible del apego romántico, lo que hace que el inevitable colapso psicológico de los hermanos sea aún más perturbador.

Disponible en Prime Video

46

‘Garras humanas’ (Tod Browning, 1927)

Cinco años antes de Freaks, Tod Browning dirigió otra retorcida historia de gente de circo que se enamora y se desenamora, y se hace cosas horribles. En este caso, son los monstruos externos los que también son retorcidos por dentro (incluso podría decirse que Freaks funciona como una apología de esta película), ya que un estrangulador con dos pulgares se hace pasar por un lanzador de cuchillos sin brazos para seducir a una hermosa chica que tiene un miedo morboso a las manos de los hombres. Esa sinopsis debería ofrecer una idea del tipo de gumbo freudiano hirviente que sirve Browning. Se trata de una película vertiginosa, subversiva y maravillosamente observable.

45

‘Session 9’ (Brad Anderson, 2001)

Esta película indie estadounidense de bajo presupuesto fue un fracaso tan grande que ni siquiera se estrenó en el Reino Unido. Por ello, quienes hicieron caso al boca a boca y la adquirieron en DVD tuvieron la sensación de estar haciendo un auténtico descubrimiento: es una película tan sombría, inquietante y perturbadora que nunca podría ser acogida por el público general. Peter Mullan está soberbio en el papel de Gordon, el jefe de una empresa de retirada de amianto encargada de limpiar un psiquiátrico abandonado. La película, una de las primeras rodadas en vídeo digital de alta definición, tiene un brillo sobrenatural, real, pero no real, que contribuye enormemente a su atmósfera desgarradora de fatalidad inminente.

Tras presenciar el horrible y sangriento suicidio de una paciente, la doctora Rose Cotter (Sosie Bacon) comienza a experimentar sucesos escalofriantes que se escapan de toda explicación posible. A medida que un miedo sobrecogedor comienza a afectar a todos los aspectos de su vida, Rose se verá obligada a buscar en los rincones de su problemático pasado para sobrevivir y escapar de su terrorífica nueva realidad.

43

‘Viernes 13’ (Sean S. Cunningham, 1980)

Una de las obras fundadoras del subgénero slasher. Aunque nos encanta su look, sus muertes y todo lo que supone, el hecho de no ver al asesino hacen de ella una entrega muy diferente a lo que luego sería la saga, y se nota. Eso sí, Betsy Palmer como la Señora Voorhees nos regala un climax para gozarlo.

El territorio en el que las películas de miedo se solapan con el realismo social sigue siendo en gran medida inexplorado por los cineastas. Tradicionalmente, el terror ha sido un género que ha apostado por el entretenimiento, por muy retorcido que sea, por lo que los recordatorios de la tragedia del mundo real tienden a ahogar la diversión. Así que hay que felicitar a la directora novel Jennifer Kent por no rehuir nunca la situación de su personaje central: sí, nuestra heroína Amelia está siendo acosada por algo sobrenatural, pero nunca estamos seguros de que esto haya empeorado la vida de esta madre soltera afligida. Y como las mujeres siguen siendo excluidas de los papeles cinematográficos, es muy satisfactorio que The Babadook haya sido una de las películas de terror mejor valoradas de la década hasta ahora.

El director de The Lighthouse, Robert Eggers, hizo uno de los debuts cinematográficos más explosivos de todos los tiempos con esta ingeniosa película de combustión lenta que ocupa un remolino de fanatismo religioso, arrogancia colonial y magia negra. Bañada por la luz iridiscente de las lámparas de aceite y a menudo con el aspecto de xilografías centenarias, La bruja es una maravilla de la artesanía, desde los diálogos de época hasta los decorados rústicos. Se trata de un calvario espeluznante, en el que las interpretaciones de Anya Taylor-Joy y el joven Harvey Scrimshaw son el punto de partida de una historia de colonos exiliados que se ven superados por la paranoia. A medida que la película avanza hacia un final desquiciado, una voz siniestra pregunta “¿te gustaría vivir deliciosamente?”. Teniendo en cuenta los horrores que se desarrollan hasta ese momento, es una propuesta suntuosa.

40

‘The Ring’ (Hideo Nakata, 1998)

En una pequeña y apacible localidad japonesa, entre los estudiantes circula una leyenda en torno a unos videos malditos cuya visión provoca la muerte. Tras la muerte de su sobrina Tomoko (Yūko Takeuchi), una periodista, Reiko, investigará el origen de dichos videos.

Disponible en Filmin y en alquiler en el canal acontra+ de Prime Video.

Una rara película de metraje encontrado que realmente tiene sentido, Rec posee una inquietante clarividencia en su historia de un grupo de bomberos y un equipo de noticias encerrados en un edificio de apartamentos en cuarentena. El temor es palpable desde el principio, pero una vez que los inquilinos misteriosamente infectados empiezan a rechinar los dientes, la película agarra al espectador por la garganta de una manera que pocas historias modernas de zombis consiguen. Siguiendo el ejemplo de George A. Romero, [Rec] extrae un sinfín de tensiones de su única localización, aumentando el miedo (y las horripilantes muertes) con una pizca de horror religioso en su febril carrera hacia un final sin aliento.

Ha sido parodiada sin cesar y la carrera del director M Night Shyalaman ha ido en serio descenso desde entonces. Sin embargo, El Sexto Sentido provocó escalofríos fantasmales (esto está lejos del extremo sangriento del terror) a un público masivo que lo aprobó. Incluso ahora nos parece mal revelar el giro sobre el que se construye la película, así que no lo haremos. Basta con decir que la fuerza de la película se debe a que, en última instancia, es un estudio agudo y muy extraño del dolor y sus consecuencias.

La estrella infantil Haley Joel Osment interpreta a un niño que puede ver y hablar con los muertos, mientras que Bruce Willis interpreta al psicólogo que intenta diagnosticar su condición. Es tan eficaz porque Shyalaman se las arregla para no revelar la verdad hasta muy tarde y, sobre todo, para que resulte creíble cuando lo hace.

37

‘El laberinto del Fauno’ (Guillermo del Toro, 2006)

Uno de los grandes éxitos de Guillermo del Toro, reciente ganador del León de Oro por “La forma del agua”. Su desbordante imaginación al servicio de un cuento gótico sin igual ambientado en la posguerra española.

Ofelia, una niña de 13 años se traslada junto a su madre, Carmen, en avanzado estado de gestación, hasta un pequeño pueblo en el que se encuentra destacado Vidal, un cruel capitán del ejército franquista, nuevo marido de Carmen y por el que Ofelia no siente ningún afecto. La misión de Vidal es acabar con los últimos vestigios de la resistencia republicana, escondida en los montes de la zona. También ahí se halla el molino donde Vidal tiene su centro de operaciones; en él les aguardan Mercedes, una joven que se encuentra a cargo de los demás miembros del servicio, y el doctor, que se hará cargo del delicado estado de salud de Carmen. Una noche Ofelia descubre las ruinas de un laberinto donde se encuentra con un fauno, una extraña criatura que le hace una increíble revelación: Ofelia es en realidad una princesa, última de su estirpe, a la que los suyos llevan mucho tiempo esperando. Para poder regresar a su mágico reino, la niña deberá enfrentarse a tres pruebas antes de la luna llena.

Disponible en HBO Max

Nicole Kidman interpreta a la madre de dos niños pequeños que padecen un trastorno de fotosensibilidad que les obliga a permanecer en casa en esta historia de fantasmas claramente adulta ambientada en la isla de Jersey en 1945. Con reminiscencias de “Los inocentes”, de 1951 (basada a su vez en “La vuelta de tuerca”, de Henry James), el guionista y director español Alejandro Amenábar altera el equilibrio de la vida de esta familia, que es muy correcta, al introducir un trío de nuevos sirvientes en la casa (Eric Sykes interpreta a un jardinero), con los que llegan una serie de sucesos sobrenaturales discretos pero perturbadores.

Los sustos aquí son graduales y sutiles, impulsados no por el terror directo sino por puertas que se cierran solas o pianos que suenan solos. Se trata de un terror psicológico maduro, construido sobre la inteligencia y una base sólida y seductora de la artesanía de antaño.

35

‘Al final de la escalera’ (Peter Medak, 1980)

Uno de los grandes clásicos del cine de terror. Una película memorable que sin lugar a dudas, le pondrá los pelos de punta al estilo de El Sexto Sentido. El compositor John Russell es profesor de música en uno de los conservatorios más antiguos de Nueva York. En un trágico accidente automovilístico mueren su mujer y su hija de nueve años. En un intento de reconstruir su destrozada vida y comenzar de nuevo, decide aceptar un puesto de trabajo en Seattle, en el estado de Washington, y trabajar en una composición que está tomando forma en su mente.

Como necesita ir a un lugar aislado, se las ingenia, con la ayuda de algunos amigos, para alquilar una casa apartada de la ciudad. Tan pronto como John se instala, comienzan a suceder cosas inexplicables. Cada mañana es despertado, a la misma hora, por un horrible ruido. Una presencia silenciosa parece entrar y salir de las habitaciones. Algo parece estar intentando comunicarse con él. Con el aumento de los acontecimientos descubre una puerta que conduce a un dormitorio secreto en el ático.

Al igual que The Babadook, es el trastorno de la domesticidad y el trauma familiar lo que persigue a “Hereditary”, la primera película del guionista y director Ari Aster. Toni Collette interpreta a Annie, una artista que construye dioramas increíblemente realistas: habitaciones en miniatura que encarnan el tema de la película de una entidad mayor y malévola que juega con juguetes humanos. Su familia está al borde del abismo, con su hijo adolescente y drogadicto Peter (Alex Wolff) y su espeluznante hija Charlie (interpretada con maestría por Milly Shapiro) cada vez más perturbados a medida que avanza la película.

Tras un catastrófico y estomagante accidente, la película da un nuevo giro, obligando al espectador a dar un salto de fe mientras el dolor de una madre se funde con lo sobrenatural. Afortunadamente, Aster lo consigue con su don de la colocación exquisita de la cámara y su generosa paciencia; no es un mero invocador del escalofrío kubrickiano, sino que también aporta empatía.

Disponible en Prime Video.

33

‘El silencio de los corderos’

“No le digas nada personal. No quieres a Hannibal Lecter dentro de tu cabeza”. Esa es la advertencia que recibe la aprendiz del FBI Clarice Starling (Jodie Foster) antes de encontrarse con el asesino en serie Dr. Hannibal Lecter (Anthony Hopkins) en un centro de máxima seguridad. Pero, por supuesto, Clarice no puede resistirse al caníbal Hannibal, y nosotros tampoco. No, no lo querrías como tu psiquiatra. Pero como la sombra maligna de Sherlock Holmes, el Dr. Lecter hace que todos los demás parezcan tan aburridos.

Basada en la novela de Thomas Harris de 1988, “El silencio de los corderos” es en parte un thriller y en parte terror, con una tensión estomacal y una cruel veta de humor negro. Es difícil imaginar a otro actor ocupando el lugar de Hopkins, pero es fascinante observar que el director Jonathan Demme también consideró a Daniel Day-Lewis para el papel del Dr. Lecter.

32

‘Sinister’ (Scott Derrickson, 2010)

Aunque el miedo es muy subjetivo, en las encuestas sobre la película de terror que da más miedo de la historia suele ser la primera. Inspirada en un sueño del guionista C. Robert Cargill, ‘Sinister’ cuenta la historia de un escritor (Ethan Hawke) que se instala con su familia en una casa donde tuvo lugar un suceso terrible. Al poco tiempo, encuentra una caja con unos vídeos domésticos de contenido espeluznante y se obsesiona con averiguar qué hay tras ellos.

31

‘El orfanato’ (J.A. Bayona, 2007)

Se trata de la ópera prima del director Juan Antonio Bayona, presentada por Guillermo del Toro y protagonizada por Belén Rueda. El orfanato comparte mucho con un tipo de cine fantástico que ya no se practica. Se trata de un terror que parte de elementos cotidianos para ir contaminándose poco a poco hasta adentrarse en el miedo y la locura absoluta. Aquí el miedo nace en un entorno idílico, en el corazón de la familia perfecta. Y crece de manera inesperada amenazando con destruir por completo a dicha familia

Laura se instala con su familia en el orfanato en el que creció de niña. Su propósito es abrir una residencia para niños discapacitados. El ambiente del viejo caserón despierta la imaginación de su hijo, que empieza a dejarse arrastrar por la fantasía. Los juegos del niño inquietan cada vez más a Laura, que empieza a sospechar que en la casa hay algo que amenaza su familia.

30

‘Insidious’ (James Wan, 2010)

Otra saga nacida de la mano de James Wan, el maestro del terror de la última década, pues es el artífice de las dos primeras entregas de esta saga y Expediente Warren. La saga Insidious va ya por cuatro entregas y se prepara una quinta. Josh, su esposa Reani y sus tres hijos se mudan a una nueva casa cuando uno de los hijos cae en un estado de coma sin explicación. Poco tiempo después, una sucesión de fenómenos paranormales comienza a producirse.Un medium les dice que el alma de su hijo se encuentra en algún lugar entre la vida y la muerte en la dimensión astral, y que los fénomenos son obra de las fuerzas del mal que tratan de apoderarse de su cuerpo. Para salvarlo, Josh tendrá que abandonar también su cuerpo y adentrarse en el más allá …

Junto con Psicosis, este giro sobre una novela de Daphne du Maurier supuso la principal incursión de Hitchcock en el territorio del terror. En “Los pájaros”, unas perniciosas bandadas de pájaros siguen a una rubia metropolitana de San Francisco (Tippi Hedren) hasta un tranquilo pueblo costero, y son estas criaturas aladas las que aterrorizan a Hedren, que lucha por resistirse a ser picoteada hasta la muerte. Hitchcock a menudo asusta por medio de la sugerencia, ya que los cuervos aparecen en los cables de telégrafo y el ruido que producen es cada vez más intenso, pero también muestra ataques aéreos completos e inquietantes, y los efectos especiales de estas escenas aún perduran.

Psicológicamente, Los pájaros quizá no sea la película más completa de Hitchcock, pero es sin duda una de las más abiertas, ya que se nos deja preguntar por qué, exactamente, el incipiente romance de Hedren con Rod Taylor y su claustrofóbica relación con su madre (Jessica Tandy) inspiran tal terror aviar.

Disponible en Movistar.

28

‘Posesión Infernal’ (Sam Raimi, 1981)

El terror de bajo presupuesto ya era una fuerza en 1981 -la gente de La matanza de Texas había demostrado que se podían hacer millones con una vieja cámara, algunos amigos entusiastas y unas cuantas herramientas de jardín-, pero la película que llevó el movimiento a nuevas cotas fue el asombroso debut de Raimi. Adaptando su propio cortometraje Within the Woods, los amigos de la infancia Raimi, el productor Robert Tapert y la estrella Campbell consiguieron financiación de empresas locales y se fueron al bosque para hacer una de las películas de terror más feroces, originales e implacables de todos los tiempos.

Es cierto que ahora parece un poco tosca (y que la escena de la violación del árbol, aún censurada, es innecesariamente cruel), pero “The Evil Dead” sigue siendo una inspiración para los cineastas noveles, un testimonio del poder de la plastilina, el pegamento y las agallas.

27

‘El proyecto de la bruja de blair’ (Daniel Myrick, Eduardo Sánchez, 1999)

Rodada por 50.000 dólares en sólo ocho días, pretende mostrar una versión editada de la cinta de vídeo manual y granulada que grabaron los estudiantes de cine desaparecidos Heather, Josh y Michael, mientras investigaban la leyenda de la Bruja de Blair en Burkittsville (Maryland) y sus alrededores. Hay entrevistas con los lugareños, imágenes del trío perdiéndose sin remedio en el bosque y discusiones cada vez más histéricas. Por la noche, dentro de su endeble tienda de campaña, se ven asaltados por espeluznantes forcejeos y espeluznantes gritos. Como ninguno de los dos directores era un aficionado al terror, han trazado un camino muy original a través de los oscuros bosques de nuestra imaginación.

Disponible en Prime Video.

26

‘Poltergeist’ (Tobe Hooper, 1982)

¿Siguen existiendo las casas embrujadas de los parques de atracciones, o están obsoletas? En cualquier caso, son la comparación perfecta para Poltergeist, una película que te atrae, te hace pasar dos horas y te escupe al otro lado, temblando pero feliz. No hay nada demasiado desagradable en esta historia de fantasmas repleta de efectos (algún que otro rasguño en la cara, algún que otro cadáver emergente), pero el efecto es estimulante y agradable.

La gran pregunta que sigue rodeando a la película, por supuesto, es quién la ha hecho realmente: el director acreditado Tobe Hooper, o Steven Spielberg, el productor cuyo enfoque práctico ha llevado a algunos observadores a poner el grito en el cielo. No hay duda de que Poltergeist parece y se siente como una película de Spielberg, toda la angustia suburbana y el brillo de la luz de Dios, pero también tiene una ferocidad totalmente Hooper en algunos momentos. Llamémosla una feliz colaboración.

Disponible en HBO Max.

25

‘Zombi, el amanecer de los muertos vivientes’ (George A. Romero, 1978)

La epidemia que hace resucitar a los muertos convertidos en seres ávidos de carne humana se ha extendido, llegando al punto en el que varias ciudades han quedado prácticamente desiertas. Los supervivientes deben refugiarse en zonas militares ya que los zombies no dudan en acabar con sus propios familiares… Continuación del clásico de terror del mismo director La noche de los muertos vivientes (Night of the Living Dead, 1968) que tiene una versión más moderna en Netflix, a cargo de Zack Snyder, titulada Ejército de los muertos (2021).

24

‘Posesión Infernal 2 (Sam Raimi, 1987)

En la que Bruce Campbell se revela como la respuesta de la generación Fangoria a Buster Keaton. Posesión infernal tenía humor, pero seguía siendo, en el fondo, una Video Nasty: esa escena de la violación del árbol tendía a matar las risas. Sin embargo, en Posesión infernal 2, el hecho de que Raimi y Campbell hayan comenzado su carrera con cortos de terror ha dado sus frutos: se trata, sin duda, de la mezcla más exitosa de terror y comedia, y de un clásico en ambos campos. El momento decisivo llega a mitad de la película, cuando la mano de Campbell es poseída por un espíritu maligno, lo que da lugar a algunas de las más sorprendentes payasadas imaginables (y a un inigualable gag de Hemingway). Pero Raimi nunca se olvida de mantener la sangre fluyendo: los miembros vuelan, los globos oculares explotan, y ni siquiera quieres saber lo que pasa en esa leñera.

23

Un hombre lobo americano en Londres (John Landis, 1981)

Este punto de vista ajeno a la realidad británica podría resultar ofensivo si no fuera tan exasperantemente divertido, inteligente, aterrador y brillante. La película de John Landis es una de las pocas películas que combinan el terror con la comedia y que dan en el clavo, y es seca, astuta. Además, los efectos especiales siguen siendo extraordinarios, incluso en la era del CGI: hay algo en el aspecto de la piel de látex real que se extiende sobre los huesos de metal que ninguna potencia de procesamiento puede reproducir.

22

‘Carrie’ (Brian De Palma, 1976)

Carrie White, una tímida adolescente que vive con su madre, una fanática religiosa, es objeto de las burlas constantes de sus compañeros de instituto. Cuando, en las duchas del gimnasio, la chica sufre un ataque de histeria al tener su primera menstruación, a una de sus compañeras se le ocurre gastarle una broma macabra durante la fiesta de graduación. Lo que todos ignoran es que Carrie posee poderes telequinésicos. Adaptación de la novela homónima de Stephen King.

En la era de los remakes, Carrie también tuvo el suyo protagonizado por Chloë Grace Moretz.

Disponible en Amazon Prime Video, Filmin, Movistar Plus+.

21

‘Los inocentes’ (Jack Clayton, 1961)

Los niños son lo suficientemente espeluznantes en la vida real, con su moral flexible y sus pequeñas manos. Sin embargo, las películas siempre se las arreglan para ir un paso más allá. Podría decirse que la película infantil más espeluznante que existe, Los inocentes, fue adaptada por nada menos que Truman Capote de la novela de Henry James La vuelta de tuerca, sobre una institutriz contratada para educar a dos mocosos aristocráticos que podrían esconder un oscuro secreto sobrenatural. El director Jack Clayton, que intentaba apartar su película de las payasadas operísticas de la Hammer, creó una obra maestra de contención, desde la actuación principal de Deborah Kerr, que se muerde los labios, hasta la innovadora pero sutilmente empleada partitura electrónica de la película.

20

‘Amenaza en la sombra’ (Nicolas Roeg, 1973)

Elegida la mejor película británica de todos los tiempos en una encuesta de expertos en 2010, la adaptación de Nicolas Roeg del cuento de Daphne Du Maurier no es sólo una obra maestra del terror, sino también una obra de empatía sin fondo y de esbelta belleza espectral. Como esta es una lista de películas de terror, nos saltaremos la infame escena de sexo conyugal de la película -que sigue siendo, en mi opinión, la más convincente jamás filmada- y pasaremos directamente a las partes espeluznantes: las tomas de Venecia en invierno, toda tapiada y solitaria; las dos hermanas psíquicas, que imparten sus impenetrables conocimientos órficos; y sobre todo ese martillo final, en el que un abrigo Mackintosh carmesí de tamaño infantil esconde el peor de los miedos posibles.

19

‘La noche de los muertos vivientes’ (George A Romero, 1868)

La película que lo cambió todo, que sacó el terror del reino de los castillos chirriantes y la ciencia loca para llevarlo a la dura luz de los tiempos modernos. El director George Romero insiste en que gran parte de lo que hizo que su debut fuera tan innovador -el trabajo de cámara documental sin tapujos, los interiores sin adornos y las interpretaciones sin pulir- fue sólo el resultado necesario de la realización de una película de presupuesto cero. Pero ese no es el caso de las políticas progresistas de raza y género de la película, ni de su montaje de golpe, ni de su violencia impactante: cuando la niña muerta se levanta para alimentarse de su madre indefensa, todavía es posible sentir que el mundo se mueve un poco sobre su eje.

Disponible en Prime Video.

18

‘Suspiria’ (Dario Argento, 1977)

“El miedo es una temperatura corporal de 37 grados. Con Suspiria quería 40 grados”, dijo el autor del giallo Diaro Argento sobre su slasher sobrenatural. Para cumplir esa incendiaria promesa, el lunático italiano tiró toda la lógica por la ventana, y en su lugar creó un sueño febril de vivos colores en el que las motivaciones de los personajes son casi completamente irrelevantes. Centrada en una escuela de danza barroca dirigida por la misteriosa Madre de los Suspiros, la película es una obertura de sadismo estilizado.

La espeluznante partitura de Goblin guía a los espectadores a través de una mansión cavernosa en la que un movimiento en falso puede hacer que caigas en un pozo de alambre de cuchillas, y en la que el término “ensañamiento” no tiene ningún significado, ya que los órganos expuestos son perforados alegremente en medio de fuentes de color carmesí. Argento quería que la película se centrara en los niños antes de que el estudio rechazara esa idea, pero Suspiria mantiene su espantoso brillo de cuento de hadas, lo que hace que la experiencia de verla sea sumamente extraña.

17

‘La semilla del diablo’ (Roman Polanski, 1968)

Los Woodhouse, un matrimonio neoyorquino, se mudan a un edificio situado frente a Central Park, sobre el cual, según un amigo, pesa una maldición. Una vez instalados, se hacen amigos de Minnie y Roman Castevet, unos vecinos que los colman de atenciones. Ante la perspectiva de un buen futuro, los Woodhouse deciden tener un hijo; pero, cuando Rosemary se queda embarazada, lo único que recuerda es haber hecho el amor con una extraña criatura que le ha dejado el cuerpo lleno de marcas. Con el paso del tiempo, Rosemary empieza a sospechar que su embarazo no es normal.

Basada en la novela de Ira Levin, La semilla del diablo también se convirtió en miniserie en la NBC.

Disponible en Filmin, Rakuten TV y Apple TV+ y Amazon (alquiler).

16

‘El hombre de mimbre’ (Robin Hardy, 1973)

Una carta que hace sospechar que una joven desaparecida ha sido asesinada lleva al sargento Howie de Scotland Yard hasta Summerisle, una isla en la costa de Inglaterra. Allí el inspector se entera de que hay una especie de culto pagano, y conoce a Lord Summerisle, el líder religioso de la isla…

Disponible en Filmin, Movistar Plus+ y Apple TV+.

15

‘Expediente Warren El caso Enfield’ (James Wan, 2016)

Después del éxito cosechado con Expediente Warren: The Conjuring (2013), la fórmula se repitió en Expediente Warren: El caso Enfield, de nuevo con James Wan como director y, esta vez, también participando en la elaboración del guion. Esta nueva historia volvió a inspirarse en los hechos reales vividos por Ed y Lorraine Warren, a quienes interpretaron una vez más en la gran pantalla Patrick Wilson y Vera Farmiga.

Los demonólogos Ed (Patrick Wilson) y Lorraine Warren (Vera Farmiga) se encuentran inmersos en intentar solucionar un caso en Amityville, Nueva York, cuando paralelamente está ocurriendo otro hecho paranormal en una localidad de Londres llamada Enfield. Cuando la pareja de parapsicólogos se entera de este hecho, viajan hasta Europa para ayudar a una madre soltera que vive con sus cuatro hijos en una casa plagada de espíritus malignos.

Disponible en HBO Max

14

‘Pesadilla en Elm Street’ (Wes Craven, 1984)

Hoy en día es un clásico, no solo del cine de terror, sino también de los disfraces de Halloween. Wes Craven consiguió crear uno de los villanos del género más recordados de la historia.

Varios jóvenes de una pequeña localidad tienen habitualmente pesadillas en las que son perseguidos por un hombre deformado por el fuego y que usa un guante terminado en afiladas cuchillas. Algunos de ellos comienzan a ser asesinados mientras duermen por este ser que resulta ser Freddy Krugger, un hombre con un pasado abominable.

Disponible en HBO Max y Rakuten TV (alquiler).

13

‘Tiburón’ (Steven Spielberg, 1975)

En el cine de criaturas esta película es una institución. Ya con los medios de los 70 Spielberg hacía maravillas en sus películas, en este caso sembrando el pánico en las playas de medio mundo ante el miedo a toparse con estos “tranquilos” peces. En la costa de un pequeño pueblo del Este de los Estados Unidos, un enorme tiburón ataca a varias personas. Por temor a los nefastos efectos que este hecho podría tener sobre el negocio turístico, el alcalde se niega a cerrar las playas y a difundir la noticia. Pero un nuevo ataque del tiburón termina con la vida de un bañista. Cuando el terror se apodera de todos, un veterano cazador de tiburones, un oceanógrafo y el jefe de la policía local se unen para intentar capturar al escualo.

Curiosidades de ‘Tiburón’.

Disponible en Netflix y Filmin.

12

‘Nosferatu’ (F.W. Murnau, 1922)

Después de unos cuántos títulos ya considerados clásicos, aunque son relativamente recientes, hay que remontarse a uno de los filmes que abrieron camino en el género de terror en los inicios del cine. El alemán F.W. Murnau quiso recurrir al libro Drácula de Bram Stoker para aportar su propia visión del personaje.

Año 1838. En la ciudad de Wisborg viven felices el joven Hutter y su mujer Ellen, hasta que el oscuro agente inmobiliario Knock decide enviar a Hutter a Transilvania para cerrar un negocio con el conde Orlok. Se trata de la venta de una finca de Wisborg, que linda con la casa de Hutter. Durante el largo viaje, Hutter pernocta en una posada, donde ojea un viejo tratado sobre vampiros que encuentra en su habitación. Una vez en el castillo, es recibido por el siniestro conde. Al día siguiente, Hutter amanece con dos pequeñas marcas en el cuello, que interpreta como picaduras de mosquito. Una vez firmado el contrato, descubre que el conde es, en realidad, un vampiro. Al verle partir hacia su nuevo hogar, Hutter teme por Ellen.

Disponible en Filmin.

11

‘Terroríficamente muertos’ (Sam Raimi, 1987)

El bueno de Ash se dispone a pasar un fin de semana en el bosque con su novia. Pero todo se va al traste cuando reproducen una cinta en la que un profesor había grabado varios pasajes del Necronomicon, el Libro de los Muertos. El hechizo convoca a una fuerza demoniaca que convierte a la compañera de Ash en un monstruo ávido de carne. Sin saberlo, él y sus compañeros se disponen a pasar una noche en una cabaña en medio del bosque con un demonio en casa.

Disponible en Apple TV+.

10

‘La noche de Halloween’ (John Carpenter, 1978)

Que vuelva a aparecer John Carpenter en la lista no es casualidad, pues fue un de los reyes del terror de los 70 y 80. En La noche de Halloween además vimos debutar a una jovencísima Jamie Lee Curtis que se convertiría en una de las reinas del terror. Cuarenta años más tarde, la actriz se reencontraría con su personaje de Laura Strode con La noche de Halloween (2018), recuperando la saga que aún estrenó otro título más en 2021.

Michael, un niño de seis años, asesina a su familia con un cuchillo de cocina. Es internado en un psiquiátrico del que huye quince años más tarde, precisamente la víspera de Halloween. El psicópata vuelve a su pueblo y comete una serie de asesinatos. Mientras, uno de los médicos del psiquiátrico le sigue la pista.

Disponible en Filmin.

9

‘La cosa (El enigma de otro mundo)’ (John Carpenter, 1982)

Basada en la novela ¿Quién anda ahí? de John W. Campbell Jr., la película nos adentra en una estación experimental remota de la Antártida, donde un equipo de científicos de investigación estadounidenses ven cómo en su campamento base un helicóptero noruego dispara contra un perro de trineo. Cuando acogen al perro, éste ataca brutalmente tanto a los seres humanos como a los caninos del campamento, y descubren que la bestia, de origen desconocido, puede asumir la forma de sus víctimas…

La cosa fue un remake de El enigma de otro mundo (Christian Nyby y Howard Hawks, 1951) y años después fue sucedida por una precuela La cosa (The Thing) (2011), la ópera prima de Matthijs van Heijningen Jr.

Disponible en Filmin y Rakuten TV (alquiler).

8

‘Scream’ (Wes Craven, 1996)

Un año después del asesinato de su madre, Sidney (Neve Campbell) vuelve a vivir una situación angustiosa: mientras un terrible psicópata tiene aterrorizado al barrio, su padre está siempre ausente y su novio está a punto de romper con ella. Este es otro ejemplo de un comienzo de una franquicia de terror tan rentable como recordada por varias generaciones. A 2022 podemos decir que ya se ha alcanzado la quinta entrega de la saga.

Así es ‘Scream 5’.

Disponible en Movistar+, Fubo TV, Filmin y Amazon (alquiler).

7

‘Expediente warren’ (James Wan, 2013)

Ningún matiz es inútil en ‘Expediente Warren’, película deliciosamente ligera y siniestra en la que su director, James Wan, renuncia a los efectismos del cine de horreur contemporáneo para articular una obra sólida, efectiva, seria, con personajes de carne y hueso y un elemento terrorífico que no es un mero fuego de artificio. De hecho, Wan se atreve a proponer una visión del mundo inquietante, incluso terrible, donde nuestra vida cotidiana se encuentra en constante relación con lo sobrenatural, decidido a filtrarse por las grietas físicas y psicológicas de nuestras relaciones, en este caso, familiares, para atacarnos. A fin de lograr sus objetivos, James Wan construye su historia de fantasmas con estilo démodé, haciendo gala de una densidad visual abrumadora, de un raro ímpetu estilístico, surrealista, y un punto extravagante, como si nadie lo hubiera hecho antes. Una pequeña joya.

Disponible en HBO Max.

6

‘Alien, el octavo pasajero’ (Ridley Scott, 1979)

De regreso a la Tierra, la nave de carga Nostromo interrumpe su viaje y despierta a sus siete tripulantes. El ordenador central, MADRE, ha detectado la misteriosa transmisión de una forma de vida desconocida, procedente de un planeta cercano aparentemente deshabitado. La nave se dirige entonces al extraño planeta para investigar el origen de la comunicación.

El nacimiento de la saga histórica de ‘Alien’.

Disponible en Disney+ y Amazon (alquiler).

5

‘Psicosis’ (Alfred Hitchcock, 1960)

Hace unos años, el libro de David Thomson The Moment of Psycho sostenía que la obra maestra de Alfred Hitchcock, un asesino en serie de humor negro, no sólo cambió el cine, sino la propia sociedad. Al confrontar al público con los horrores cotidianos; al manipularlo a sabiendas para que simpatice con un asesino; al ofrecer una heroína amoral y adúltera y luego liquidarla tan salvajemente; al burlarse de la psicología freudiana y de los pomposos que la practican; al impulsar una imagen de Estados Unidos como un laberinto cargado de trampas y poblado por policías espeluznantes y psicópatas simpáticos; Hitch ayudó a preparar el camino para todos los terremotos culturales y actos de reequilibrio moral que la década siguiente tenía que ofrecer. Y lo hizo todo con un guiño y una sonrisa. Eso sí que es espectáculo.

4

‘La matanza de Texas’ (Tobe Hooper, 1974)

¿Quién sobrevivirá… y qué quedará de ellos? Es una pregunta que se aplica tanto al público de la implacable película de terror de Tobe Hooper como a sus desventurados personajes. El terror nunca había sido tan crudo, y podría decirse que no lo ha sido desde entonces; la mera fealdad de la obra llevó a algunos a marcharse, a otros a llorar de sadismo y a muchos más a aclamar la película como una obra maestra moderna; el terror en su forma más pura e implacable. Las secuelas y los remakes se han sucedido con rapidez, pero nada podrá igualar el primer encuentro con el original y su poder brutal y contundente.

Disponible en Prime Video

3

‘La profecía’ (Richard Donner, 1976)

Los niños pueden ser pequeños demonios, pero Damien Thorn es realmente el Anticristo – y todo el infierno se desata cuando cumple cinco años. No hay ni una sola salpicadura de vómito verde ni una sola cabeza giratoria en el clásico de terror del director Richard Donner, lleno de suspense y con la Biblia. Los cuervos y los rottweilers se sienten inexplicablemente atraídos por Damien, que tiene cara de ángel, y cualquiera que empiece a hacer preguntas -una niñera inocente, un sacerdote, un periodista escéptico- es eliminado de forma espectacular. Al igual que El exorcista, la producción de la película estuvo plagada de problemas -incendios, accidentes y enfermedades-, lo que dio lugar a la leyenda de la “maldición”. En el contexto de la moda del cine satánico de finales de los 60 y los 70, La Profecía no está a la altura de El exorcista, pero sigue siendo una película que cala hasta los huesos.

2

‘El resplandor’ (Stanley Kubrick, 1980)

Jack Torrance se traslada con su mujer y su hijo de siete años al impresionante hotel Overlook, en Colorado, para encargarse del mantenimiento de las instalaciones durante la temporada invernal, época en la que permanece cerrado y aislado por la nieve. Su objetivo es encontrar paz y sosiego para escribir una novela. Sin embargo, poco después de su llegada al hotel, al mismo tiempo que Jack empieza a padecer inquietantes trastornos de personalidad, se suceden extraños y espeluznantes fenómenos paranormales.

Disponible en HBO Max y Rakuten TV (alquiler).

1

‘El exorcista’ (William Friedkin, 1973)

En los años 70, el terror se había dividido en dos bandos: por un lado, estaban los terrores de la “vida real” de Psicosis y La noche de los muertos vivientes, películas que llevaban el horror al ámbito de lo cotidiano, haciéndolo aún más impactante. Por otro lado, estaban los sueños-horror más extravagantes, populares en Europa, obra de los estudios Hammer en el Reino Unido y de Mario Bava y Dario Argento en Italia, películas que primaban el arte, la rareza y el gore explícito sobre la lógica narrativa. La primera película que intentó unir ambas cosas fue La semilla del diablo, pero el corazón de Polanski pertenecía claramente a lo surrealista. La primera en lograr esa mezcla con absoluta certeza fue El exorcista, lo que tal vez explique su posición como ganador indiscutible de esta lista.

Al pasar de los estruendosos bazares de Irak a las tranquilas calles de Georgetown, al mezclar vertiginosas secuencias oníricas con un drama humano crudamente creíble, Friedkin creó una película de terror como ninguna otra: brutal y hermosa a la vez, artística y explotadora, que explora conceptos religiosos desquiciados con la precisión clínica de un científico agnóstico. Y no se equivoquen: El exorcista es, sin duda, una película de terror: aunque esté llena de ideas rigurosamente examinadas y de momentos de personajes maravillosamente observados, su principal preocupación es impactar, asustar y, sí, horrorizar a su público. El hecho de que siga teniendo éxito, casi cuatro décadas después, es un testimonio de la extraordinaria visión de Friedkin.

Publicidad – Sigue leyendo debajo

Las 62 mejores películas de terror de la historia del cine para pasar miedo de verdad